Desarrollados conforme el proyecto del cliente, los tirantes mantienen las rigurosas especificaciones dimensionales y de acabados superficiales. Con diversos procesos involucrados, como conformación mecánica, mecanizados, roscado, soldas, etc, esos productos necesitan aún de dispositivos y gabaritos de control, que garanticen su exactitud dimensional para obtener pleno éxito en el montaje final.

 
Los acabados superficiales quedan a criterio de los clientes, pudiendo ser, por ejemplo, galvanizados, bicromatizados, fosfatizados o mismo pintado en los colores determinados por los clientes, con previo tratamiento con e-coat, que garantiza una excelente protección y belleza.